Mitos y verdades del álbum del Mundial de Qatar 2022

Como ya es una costumbre cada cuatro años, el furor de los coleccionistas se desató de cara a la Copa del Mundo

Mitos y verdades del álbum del Mundial de Qatar 2022
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Es cierto que el Mundial arranca oficialmente una vez que la pelota comienza a rodar en la sede habitual. Pero el camino hasta el pitazo inicial tiene ciertas postas que se convirtieron en una tradición para los fanáticos cada cuatro años. Uno de esos rituales es el álbum de figuritas que se pone a la venta algunos meses antes de cada Copa del Mundo y que desde este miércoles tiene oficialmente su versión de Qatar 2022.

Cualquiera que alguna vez se haya lanzado a la aventura de completar un álbum no puede escapar al mito que atraviesa a todas las generaciones: la figurita difícil. La leyenda urbana siempre apuntó a que había un cromo que era casi imposible de conseguir –si lo sabré yo que todavía tengo incompleto el de Francia 98 por culpa del mediocampista marroquí Saïd Chiba–, aunque desde la empresa desmintieron rotundamente esta teoría que se extiende en cada aparición de un álbum.

“La figurita difícil es un mito. Se imprime la misma cantidad de todas las figuritas que integran un álbum. Todas las figuritas están en circulación desde el primer día, con el lanzamiento del álbum, se lanzan todas las figuritas que lo completan”, le dijo a Infobae Nicolás Sallustro, gerente del área de marketing de la filial Argentina de Panini, la empresa italiana que en el Mundial de México 70 inició su desembarco más fuerte en el mundo de los coleccionables hasta la actualidad.

Este mito, casi estructural en la psiquis de cualquier persona que haya coleccionado alguna vez, volverá a recorrer patios de escuelas, clubes de barrio, mensajes de Whatsapp y hasta oficinas de empresas porque lo que alguna vez parecía ser una diversión solo para los más chicos ahora también es una moda en los fanáticos de todas las edades que quieren continuar con la tradición de tener el álbum mundialista.

El furor llegó a punto tal que se creó una situación inesperada: muchos de los puntos de venta empezaron a vender el stock antes de lo permitido por la empresa, que pautó el lanzamiento oficial para el pasado miércoles 24 de agosto. Sin embargo, desde varios días antes se pudo ver en redes sociales cómo los compradores mostraban los cromos que les tocaban. “Hay mucho interés y la demanda es alta en todo el país así que estamos produciendo más para que todos tengan sus álbumes completos”, expresó Sallustro. Sin embargo, aclara que no están agotadas: “Se pueden encontrar y se van a seguir encontrando”.

También está la posibilidad de llenar el álbum virtual por intermedio de la aplicación que entregará dos sobres gratis con cinco figuritas cada uno a diario. ¿Y las repetidas? Se podrán cambiar en ese mismo sistema de manera virtual.

Uno de los grandes debates que siempre estuvo instalado entre los coleccionistas del formato físico es si existe la vía para pedirle a la empresa las figuritas que faltan cuando quedan unos pocos espacios sin completar en el álbum: “Sí, es correcto, se pueden pedir online en la sección ‘servicio álbum lleno’”, confirmaron.

Habrá que tener la fortuna de nuestro lado para poder llenar los 638 espacios libres que tienen como protagonistas a 18 jugadores más el escudo de los países en cada hoja dedicada a los clasificados para el torneo. Pero más allá de las selecciones también están la pelota oficial, el logo del organizador, la Copa del Mundo, la mascota, los estadios donde se desarrollará el torneo y algunos equipos campeones del certamen. Si no tocaran repetidas –algo absolutamente irreal–, se necesitarían de base unos 128 paquetes (traen cinco figuritas cada uno) para poder llenarlo.

Los planteles coleccionables tendrán 18 futbolistas, es decir que al menos ocho de los citados a la Copa del Mundo se quedarán afuera, más allá de que también siempre está abierta la ventana para la figurita de los que finalmente no son convocados.