Renuncian los 4 directores interinos del BCB, por ‘falta de coordinación’ con Marinkovic

Renuncian los 4 directores interinos del BCB, por ‘falta de coordinación’ con Marinkovic
Foto referencial
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Remezón en el Banco Central de Bolivia (BCB). Los cuatro directores interinos presentaron este viernes sus renuncias “irrevocables”. Uno de ellos observó la falta de coordinación con el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Branko Marinkovic, y otro, señala que hubo avances pese a la “injerencia política”.

Armando Pinel, José Gabriel Espinoza, Wálter Morales y Roger Banegas presentaron sus cartas de renuncia a la presidenta transitoria, Jeanine Añez, a dos meses de cumplir un año en esas funciones y un día después de que Agustín Saavedra Weise sea posesionado como nuevo titular del BCB en reemplazo de Guillermo Aponte, afectado por el COVID-19.

“Como aspecto de complicación mayor, se lamenta la falta de coordinación con el Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Branko Marincovic; por lo cual, esperemos por el bien del país, que no se presenten episodios de incertidumbre y volatilidad financiera, que puedan afectar la estabilidad económica, generándose expectativas negativas y pérdidas de reservas internacionales netas, gestión que en el directorio hasta hoy fue estable (sic)”, escribió Banegas en su carta.

Morales atribuyó su renuncia a aspectos profesionales y personales. Mientras que Espinoza remarcó los avances logrados en su gestión, sobre todo los niveles adecuados de liquidez, pese a la “continua injerencia política ejercida sobre la institución”.

Aponte y los cuatro directores interinos fueron nombrados el 18 de diciembre de 2019 por la presidenta Áñez en el Palacio de Gobierno.

«El Gobierno ha decidido designar interinamente al presidente y a cuatro autoridades del BCB para que cumplan con lo establecido en la Constitución (…). Se han elegido a profesionales del más alto nivel técnico y ético. Todos ellos con amplia experiencia en materia económica y financiera», dijo entonces la Mandataria.

Esta crisis se da en medio de la recesión provocada por el coronavirus, el déficit fiscal por la caída en los ingresos estatales y el enfrentamiento entre el Gobierno y el Legislativo por la aprobación de créditos.

Incluso Marinkovic gestionó recientemente con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el cambio de la figura de un préstamo de $us 330 millones por el de “intercambio de divisas”, para no pasar por la Asamblea Legislativa, con mayoría del opositor Movimiento Al Socialismo (MAS). La presidenta del Legislativo, Eva Copa, advirtió que la Constitución prohíbe que este tipo de recursos sean usados sin aval congresal.

Fuente: la Razón